MAKING OFF(17):NO DEJES DE CREER

Publicado el

Siempre he creído en los Reyes Magos. Y no solo en ellos, también en Papá Noel, el Ratoncito Pérez y casi toda entidad que implicara una pizca de inocencia, una tonelada de ilusión y mucha mucha fe.

Podría decir que siendo muy pequeña, discutí con todo el que quería hacerme creer que no existían, pero os estaría mintiendo porque la verdad es que lo hice hasta muy mayor, exactamente hasta ser lo suficientemente mayor como para entender que discutir con gente que no cree en los Reyes Magos es tan absurdo como intentar divertirte jugando con gente que cree que jugar es cosa de niños. Así que decidí darles la razón, aparentemente, e internamente seguir creyendo que los Reyes Magos existían.

Creo que es el mayor acto de rebeldía al que he tenido que enfrentarme en mi vida, y no os riais porque os aseguro que no es nada fácil ser una adolescente “malota” que cree en los Reyes Magos. Pero pensándolo bien ¿cómo no iba a creer en ellos?

Una vez les pedí resiliencia para ser capaz de levantarme cada vez que mis piececillos metidos para adentro se tropezaban cuando echaba a correr, y me la trajeron, y aunque mis pies se curaron, ellos me dejaron seguir disfrutándola de por vida, para cada vez que algún obstáculo me hiciera caer pudiera volver a levantarme sin problema.

Otra les pedí ilusión para seguir soñando aunque me alejara de mis pasiones con eso de crecer, y me la trajeron, pero es que además cuando ya tenía una infinita colección de sueños, me despertaron para que pudiera empezar a vivirlos.

En otra ocasión les pedí un saco enorme de alegría para mí y para contagiar a todos los que estuvieran pasando momentos tristes aunque fuera un poquito y se les hiciera más llevadero, y cuando a mí se me acabo, toda esa gente se organizó en turnos para vigilar día y noche que no se durmiera mi sonrisa mientras integraba la tristeza y volvía la alegría, y lo consiguieron!!!

Lo que más veces les he pedido, casi durante toda mi vida, ha sido un hermanito, porque como mis padres decían que con mi hermana y conmigo ya tenían bastante, no me quedaba otra, y hace apenas cuatro añitos, cuando ya empecé a plantearme que a lo mejor esos niños con los que discutí hasta bien mayor tenían razón, me lo trajeron!!!! Increíble ¿verdad? Él ya era mayor, no es como se suele traer a los hermanitos, si, y en ocasiones dudaba si era el que yo había pedido, pero supe que era él porque un día me contó que él también creía en los Reyes Magos y además conocía a los de verdad!!!! Así que un día, hace justo hoy dos años, me llevó al pueblo donde viven para presentármelos y ¿sabéis qué? Cuando por fin les conocí y les pude dar las gracias en persona por acordarse cada año de regalarme todo lo que les había pedido, yo solo pensaba en aquellos pobres niños que se reían de mí en el patio del colegio mientras decían que los Reyes Magos no existían. ¿Qué habrá sido de ellos? ¿Cómo habrán conseguido superar los obstáculos de la vida sin todas esas cosas que a mí me han traído los Reyes?

Desde entonces, me prometí que cada año iba a pedir lo mismo en mi carta, que nadie deje nunca de creer. Aunque se rían de ti, aunque se alejen, aunque creas que no te valoran, aunque sientas vergüenza, ridículo o pánico, aunque tengas miedo, aunque te digan que tu manera de vivir no es la apropiada, aunque te digan que no eres suficiente, aunque te cueste un poquito no hacer caso a todo eso, porque todo lo que crees de corazón se acaba manifestando tarde o temprano.

No dejes de creer!!!

Cámara y amor!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *